madrid rio
Administrador No hay comentarios

El artículo que desgranamos a continuación, cuenta con una historia bastante extensa. Es importante trasladarse a 1872, para hablar del primer Viaducto que se construyó para salvar los 23 metros de desnivel que había sobre la calle de Segovia en Madrid. Se demolió y se construyó uno nuevo en 1942 con la importancia de contar con sendos ascensores. Ahora, tras 76 años, del Ayuntamiento está dispuesto a retomar la idea de instalar elevadores para poder subir y bajar desde la calle de Bailén a la calle de Segovia.

Ascensores que no se construyeron por escaso presupuesto

Los vecinos, agradecen que en la estructura, todavía perduren los huecos que hay en los pilares. Estos huecos se hicieron, pero la maquinaria de los elevadores jamás se llegó a instalar por falta de presupuesto, concretamente de 2.800.000 pesetas. Asimismo, el elevado coste de mantenimiento del servicio también fue clave para descartar el proyecto en su día.

Hace escasos años, la delegada de Urbanismo Pilar Martínez, destacó que existía un proyecto en estudio en el Consistorio que preveía colocar un ascensor en el Viaducto de la calle de Bailén, para así poder bajar a la calle de Segovia y entrar a Madrid Río por el puente de Segovia. Sin embargo, la idea fue abandonada y ahora, han decidido retomarla el Gobierno de Manuela Carmena.

En qué consiste la obra

Si se lleva a cabo, se instalarían dos ascensores exteriores de cristal en las balconadas del Viaducto, que permitirían mejorar la accesibilidad entre las calles de Bailén y Segovia. Asimismo, las vistas espectaculares también serían protagonistas, puesto que podría disfrutarse de ellas desde esta parte de la ciudad. Se habla también de la posibilidad de que el número de ascensores ascienda a 4 para satisfacer la demanda del proyecto.

De poder realizarse, constituiría una enorme oportunidad de mejorar la accesibilidad sobre todo para aquellas personas que tienen movilidad reducida y que desean disfrutar de las maravillosas vistas que tiene este lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *