Administrador No hay comentarios

Detrás de la maquinaria de los ascensores se esconde un elemento encargado de la perfecta ejecución de sus funciones, el cuadro de maniobras. Para muchos este es el cerebro que permite al cuerpo de cualquier ascensor trabajar perfectamente y de forma ordenada, y no es para menos, pues a través del cuadro de maniobras se realizan la mayoría de las funciones de un ascensor.

Los movimientos y velocidades de traslado, la apertura de puertas y los diferentes ciclos de operación son parte de las funciones que desempeña este útil elemento. Y lo mejor es que se puede adaptar, permitiendo la personalizada según el gusto y necesidades de cada cliente, dando así a esta pieza común características únicas basadas en los requerimientos de instalación.

Tipos y características

Los cuadros de maniobras suelen diferenciarse según el número de ascensores que pueden maniobrar, siendo los destinados a uno solo llamados Simplex, los de uso para 2 ascensores Dúplex, y Triplex los de 3. Sin embargo existe otro método de clasificación, la función que cumplen al registrar y responder las llamadas.

No, nos referimos a la atención de un teléfono, sino de la forma en la que se ejecuta la maniobra una vez se realice la selección de acción al presionar los pulsadores en la cabina o en las diferentes plantas.

Los universales son los más simples, y estos tienen como característica resaltante el que cumplen su función siguiendo un patrón inalterable. Esto quiere decir que los usuarios deben esperar a terminar el primer recorrido fijado, por lo cual es recomendable que se seleccione la parada en función de la cercanía.

Por lógica los que deben recorrer la distancia más larga serán la última opción para pulsar y por esto no son tan populares en edificios de múltiples plantas, pero sí en estructuras pequeñas y en depósitos o almacenes donde cumplen la función de montacargas.

El ultimo tipo sería en base a selección colectiva pero priorizando subida, bajada o en algunos casos según el turno de pulsación.

Los de descenso o ascenso atienden las llamadas en base a estas direcciones y solo la alteran al llegar al final de su recorrido, pero usualmente ignoran los pedidos en los rellanos hasta el final del recorrido de los usuarios en cabina.

Los de subida y bajada en cambio se detienen en el camino que estén recorriendo para atender las llamadas en los rellanos y luego movilizarlos, estos suelen ser los preferidos en edificios con desplazamiento habitual entre pisos intermedios como hospitales, oficinas y hoteles.

Si necesita un modelo similar con uso residencial podrá encontrar elementos similares en el mercado, pues como mencionamos antes los cuadro de maniobras pueden adaptarse, y los parámetros podrás decidirlos tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *