Administrador No hay comentarios

Para quienes utilizan los ascensores es fácil definir las ventajas que estos aportan, pero no pasa lo mismo con la explicación sobre su funcionamiento. Si bien esta información no es indispensable en la vida de todos los usuarios de estos equipos, el conocer algunos detalles sobre estas máquinas permite tener un poco más de confianza en su labor y desempeño, así como también entender sus limitaciones.

Así que vayamos al primer punto: ¿Qué son los ascensores? Son equipos de elevación en el cual diversos mecanismos trabajan con el fin de desplazar entre las diferentes plantas de una estructura a sus usuarios. Sin importar su tamaño, diseño y apariencia, todos los ascensores cuentan con las características adecuadas para el correcto traslado de personas y objetos.

Para poder llevar a cabo esta función es necesario que la máquina, el motor, el freno y otros mecanismos se encuentren en óptimas condiciones, de forma que se aumente tanto la vida útil del ascensor como el disfrute de quienes se transportan en él.

Las partes de un ascensor

El motor, el freno y la maquina son las piezas más importantes, pues de ellas depende el desplazamiento; éstas solo forman parte del grupo tractor, es decir, de los equipos que mueven esta maravillosa herramienta.

A estos debemos agregar la cabina, así como todas las características y aditamentos que van con ésta. En la cabina es posible transportar cualquier tipo de material y diversas cantidades de personas sin dificultades.

La cabina se adapta en función de la capacidad deseada y algunas incluso cuentan con aditamentos que mejoran el uso de los ascensores por parte de personas con minusvalías. Estos factores pueden tomar en cuenta detalles que influenciaran desde la elección de puerta frontal hasta decoración, diseño y estilo.

Para garantizar la seguridad de los pasajeros también se cuenta con sistemas como limitadores de velocidad, amortiguadores que disipan la energía generada por el movimiento y, en algunos casos, también se incluye un paracaídas. A diferencia de los utilizados en saltos a gran altura, estos paracaídas se limitan a detener el ascensor en situaciones específicas, es decir, en aquellas donde algún inconveniente impida detenerlo a través de los medios normales.

Con estos puntos aclarados, es fácil tener otra perspectiva sobre estas herramientas, y de prestar atención a estos puntos verás que el funcionamiento de estos equipos es fácil de comprender, seguro y duradero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *