Administrador No hay comentarios

Un nuevo caso indigna a la sociedad. Una niña de 9 años de edad diagnosticada con  una osteogénesis imperfecta no puede hacer vida normal en su colegio, como hacen sus compañeros de clase. Su madre ha reclamado a Educación instalar un ascensor para que la menor pueda hacer uso de él.

La niña, debido a su enfermedad, sufre a menudo fracturas y supone un enorme riesgo para su integridad el hecho de subir y bajar escaleras prácticamente a diario. El curso pasado, se rompió uno de los huesos y estuvo impedida durante un mes sin poder asistir al colegio puesto que el aula se encontraba en el piso de arriba. Durante este curso la situación ha cambiado, puesto que está en el de abajo.

Además, está adaptada para aquellos menores con movilidad reducida y cuenta con un baño que pueden utilizar, ya que no dispone de barreras arquitectónicas. Sin embargo, no es suficiente para que pueda hacer una vida completamente normal, ya que no consigue hacer vida normal por el hecho de no tener libre acceso a las instalaciones educativas.

Su madre demanda la instalación de un ascensor para que la vida de su hija pueda cambiar radicalmente y la de muchos otros menores. La petición ha sido dirigida a Inspección de Educación y al Concello y por el momento no le han hecho caso.

Por su parte, el centro ha declarado que las instalaciones educativas no disponen del espacio necesario para que pueda instalarse el ascensor y que la crisis paraliza de forma notable este tipo de proyectos.

A pesar de ello, sí que se han hecho mejoras, como la instalación de una rampa y un pasamanos para que pudieran acceder al centro aquellas personas que lo tenían más complicado. Si el centro continúa con las aulas en el piso de arriba, podría enfrentarse a un problema.

El ascensor no solo serviría para cambiar la vida de esta niña, sino que podría utilizarse por el resto de futuros alumnos que puedan requerirlo, bien por una enfermedad o por algún tipo de rotura que les imposibilite realizar sus clases con normalidad teniendo que subir un buen número de peldaños.

Por el momento, habrá que esperar para conocer si la situación mejorará durante los próximos meses y así, las limitaciones de esta menor se vean considerablemente reducidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *